Análisis y comprensión

El tratamiento de fisioterapia se basa en un cuidadoso análisis y comprensión del patrón distónico. En el caso de las inyecciones de Toxina, este análisis debe realizarse muy cerca o en conjunción directa con ellas, para no ser confundido por los músculos que expresan la Toxina

El estudio identifica los diferentes componentes del patrón:

Tortícolis/caput: el cuello/la cabeza se tuerce hacia la derecha o hacia la izquierda.
Laterocollis/-caput: cuello/cabeza inclinada hacia la derecha o hacia la izquierda.
Anterocolis/-caput: cuello/cabeza inclinada hacia delante.
Retrocollis/-caput: el cuello/la cabeza se dobla hacia atrás.
Lateroshift: la cabeza se desplaza lateralmente hacia la derecha o hacia la izquierda.
Anteroshift: la cabeza se desplaza hacia adelante.
Elevación de hombros: derecho o izquierdo.
Temblor: sí-sí, no-no, grueso o fino, regular o irregular.
Postura compensatoria del tronco.

En la mayoría de los casos no hay un solo componente del patrón, sino una combinación de varios componentes, como un tónico laterocollis izquierdo, laterocaput heno, altura del hombro izquierdo y temblor. El patrón se inspecciona sentado, de pie, caminando y acostado. Además, se examina el movimiento activo en todas las direcciones del cuello, tanto en calidad como en cantidad. La amplitud reducida o la dificultad en una dirección pueden guiar la identificación del patrón, ya que el movimiento en la dirección opuesta a la distónica suele ser limitado. Se observa la actividad de desbordamiento y la posible disminución o aumento del temblor en las diferentes direcciones.

Si los movimientos recíprocos del brazo corrigen la posición de la cabeza del paciente y reducen cualquier temblor, esto se denomina "distonía estable", y si la distonía se ve exacerbada por los movimientos del brazo, se denomina "distonía inestable". En la distonía estable, se pueden utilizar los movimientos de los brazos para amortiguar la distonía y corregir la posición de la cabeza. En la distonía inestable, esto no se debe usar como tratamiento, pero con el tiempo se debe entrenar gradualmente al paciente para que haga movimientos tranquilos con los brazos sin empeoramiento.

Conceptos a saber para el procesamiento y uso de la plataforma

  • Agonistas: los músculos hiperactivos distónicos.
  • Antagonistas: los músculos opuestos, correctivos.
  • Control motor y postural: para entrenar el control en el movimiento y la postura.
  • Reducción del tono: para reducir el tono y la tensión relacionada con la distonía.
  • Entrenamiento de antagonistas: para activar/fortalecer a los antagonistas.
  • Estiramiento: ejercicios que implican estiramiento/alargamiento de músculos agonistas en el patrón o secundariamente tensos.

Principios básicos del tratamiento y entrenamiento de un paciente con distonía cervical

Es bueno comenzar a entrenar en las posiciones donde la actividad distónica es más tranquila o ausente, y desafiar gradualmente en las posiciones más difíciles. Se recomienda espejo al frente siempre que sea posible, para proporcionar retroalimentación y una mayor conciencia corporal. Con una posición oblicua de la cabeza durante largos períodos de tiempo, es fácil perder la percepción de lo que es recto y lo que es oblicuo. El paciente es guiado al control motor por distracción del cuello, y se anima al paciente a seguir la mano (la propia o la del terapeuta) con la mirada/la cara.

Las rotaciones del tronco son una buena herramienta para la supresión del tono, la reducción de los oblicuos secundarios y la tensión, y la distracción del cuello. Para aquellos con distonía estable, el tono se amortigua de manera muy efectiva mediante movimientos de barrido, balanceo y oscilación del brazo, baile y uso de pelotas y globos.

El entrenamiento debe ser en la dirección opuesta a la distonía. Por lo tanto, si el paciente tiene tortícolis izquierda, el control motor preferencial se entrena en la dirección correcta (a veces derecha, izquierda y luego derecha) y, cuando se activan antagonistas, solo en la dirección correcta. En el caso de la tortícolis derecha, la situación es la contraria.

Cuando se entrena la posición media, esto se hace con referencia al brazo opuesto en relación con la dirección de la distonía; por ejemplo, en la tortícolis izquierda, el entrenamiento en posición media se realiza con referencia al brazo derecho. La ayuda para lograr la posición media también puede ser proporcionada por varios tipos de apoyo para la cabeza o, en el caso de distonía estable, por varios movimientos recíprocos de los brazos.

El temblor se trata de acuerdo con la dirección de los componentes tónicos y la forma en que se produce durante los movimientos y la posición media, pero generalmente se puede tratar con ejercicios verticales, apoyo para la parte posterior de la cabeza o, en el caso de distonía estable, con movimientos recíprocos de los brazos.

El estiramiento ayuda a aliviar el dolor, reduce las contracciones y temblores distónicos y aumenta la movilidad. Es importante no estirar contra un tirón distónico concurrente, sino encontrar una posición relajada o un apoyo/referencia adecuado para calmar la actividad antes de realizar el estiramiento.

Es importante tratar de prevenir el deterioro articular irreversible y mantener la movilidad pasiva a través de varios ejercicios, diseñados para el paciente individual. En los casos en los que exista una hiperlaxitud articular subyacente, la necesidad de estabilizarse puede ser mayor, y  no salirse de su posición.

La postura se incluye en el entrenamiento/tratamiento del cuello, en parte para reducir la tendencia compensatoria y las desviaciones posturales generales, y en parte como diversión para alcanzar el cuello. A veces hay anomalías posturales musculoesqueléticas que no están relacionadas con la distonía, pero que pueden desencadenar/exacerbar la distonía. Por ejemplo, el aumento de la cifosis torácica puede exacerbar un temblor distónico o un anterodesplazamiento. En este caso, es útil trabajar el enderezamiento y la movilidad torácica para reducir el desencadenamiento de distonía.

A veces es difícil para el paciente encontrar formas adecuadas de actividad física, y en estos casos el fisioterapeuta debe brindar orientación y asesoramiento. Lo mismo se aplica a las posiciones de descanso en la vida cotidiana y para aquellos que tienen problemas para establecerse para dormir.

Contraindicaciones

Hay métodos que corren el riesgo de agravar la distonía, por lo que se desaconsejan. Ellos son los siguientes:

  • Entrenamiento de fuerza de la parte superior del cuerpo con máquinas o mancuernas.
  • Masaje cuello-hombro.
  • Manipulaciones de cuello.
  • Collarín de cuello